ESTÁS EN:

El proceso de elección y confección o ajuste del vestido de novia debe ser una experiencia agradable, porque en buena medida determinará la manera de sentirte en el gran día. De ello hemos hablado con Ana Matesanz, creadora del espacio cacereño LaSuiteRoom.

 

La elección o, en su caso, el ajuste o la confección del vestido de novia es parte esencial de la boda. Hay quien disfruta tanto o más de los preparativos que del viaje, y lo mismo sucede con este aspecto del gran día. Porque llegar radiante, deslumbrar a todos los allí presentes, es el objetivo de cualquier novia, y el vestido constituye una pieza esencial para ello.

Por eso tan importante resulta elegir el vestido como elegir dónde hacérselo o dónde adquirirlo. Porque esta experiencia puede ser una de las más valiosas de todas las relacionadas con la boda.

De ello hemos hablado con Ana Matesanz, creadora de uno de nuestros espacios nupciales preferidos: LaSuiteRoom, en Cáceres, que nos ha explicado cómo es el proceso que viven las novias que acuden a su atelier.

Matesanz

Ana Matesanz en LaSuiteRoom. Fotografía: Amor Valiente

La experiencia de casarse con LaSuiteRoom

«La relación que tenemos con una novia que viene a LaSuiteRoom comienza dede el momento en que contacta con nosotras para concertar una cita. Es un contacto en el que, sin ponerla cara, podemos conocer de manera muy superficial sus gustos, si busca algo definido en su mente o si, por el contrario, se encuentra “perdida” o simplemente “abierta” a ver opciones y a dejar sorprenderse», explica Ana Matesanz.

Laura Escribano para LaSuiteRoom

Laura Escribano para LaSuiteRoom

LaSuiteRoom tiene la particularidad de concentrar en un mismo espacio los diseños de algunos de los mejores creadores del panorama nupcial nacional, y muchos de sus diseños los comercializa en exclusiva. Pero, además, cuenta con su propio atelier y una filosofía única en nuestro país que bebe del demi-couture y que supone un mix entre trabajo a medida y vestidos de colección.

Es decir, en LaSuiteRoom puedes elegir cualquier vestido de colección y pedir que lo adapten a ti, añadiéndole diferentes elementos, de modo que cada diseño que sale de allí es un diseño único y creado a medida para cada una de las novias. No se trata de una tienda multimarca al uso, sino que es el atelier y el showroom de diferentes diseñadores, todos cuidadosamente seleccionados por su maravilloso estilo.

Matesanz

Ana Matesanz en LaSuiteRoom. Fotografía: Amor Valiente

«Una vez en LaSuiteRoom el clima es absolutamente familiar -añade Ana Matesanz-. Para nosotros, la admiración y el respeto hacia la mujer que nos elige como opción son absolutos. El tiempo no tiene espacio y la escucha es fundamental. Probar e ir descubriendo juntas lo que sí, y lo que definitivamente no, es la clave. A veces el rostro lo dice todo, y el momento es mágico, y se decide en ese mismo instante. Pero también tenemos muchas novias que necesitan reposar la experiencia y todo el conjunto de modelos, diseños, cambios… que hemos probado y que están en su cabeza. Por eso siempre invitamos a una segunda cita durante la que, con la mente más fresca y con los conceptos más definidos, resulta muchísimo más fácil tomar la decisión».

La importancia de decidir el vestido con serenidad

Esta fase es fundamental porque dará seguridad a la novia en su gran día. De ahí la importancia de tomar una decisión reposada que le permita definir con exactitud lo que realmente quiere lucir, el tipo de novia que quiere ser. Aunque muchas novias tienen clarísimo lo que quieren desde el principio, una decisión precipitada puede acarrear inseguridad en muchos casos y nervios asociados a ella, que podrían hacerle sentir incómoda el día de la boda.

Otaduy para LaSuiteRoom

Otaduy para LaSuiteRoom

«A partir de ahí, del ‘¡Este es mi Vestido, comienza la boda!’ en LaSuiteRoom podemos presumir de trabajar con los mejores diseñadores del país. Talleres propios que van a crear el vestido de la novia absolutamente a medida, por lo que, las pruebas previas a la boda, se verán reducidas a dos o tres hasta la recogida del vestido. Incluso en muchas ocasiones hacemos dos pruebas el mismo día para las novias que vienen desde lejos, así evitamos que tengan que volver a viajar más veces y ven el resultado final rápidamente», explica Matesanz.

tienda de novias

Tienda de novias LaSuiteRoom. Foto: Antonio Sánchez

Y así llega el momento de recoger el vestido definitivo. «El día de la recogida es muy emotivo -asegura Ana-. Pasan los años y, al igual que en mis tiempos de wedding planner no podía evitar emocionarme con la entrada de la novia, ahora se me hace un nudo en la garganta cada vez que una novia alza la funda con su vestido en el interior para la foto final. Porque sé que ahí dentro también se lleva un pedacito de nuestras ilusiones».

novia sentada de espaldas

Fotografía: BodayArte

Y tú, ¿sabes ya lo que se siente durante el proceso de búsqueda y diseño de tu vestido? Te leemos.

 

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados


Comentarios

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X