ESTÁS EN:

shares

Eres la madrina de la boda y estás de los nervios: todo tiene que ser perfecto pero sin ser redundante; tienes que destacar pero nunca por encima de la novia; tu presencia se tiene que notar pero sin deslumbrar… Vale, tenemos los consejos para que seas la madrina perfecta.

 

¿Quieres ser la madrina perfecta y no sabes cómo? Te traemos todos los consejos para que cumplas tu misión y pases a ser un icono en el mundo de las madrinas. ¿Estás preparada?

Madrina perfecta

Fotografía: Juana Nicolás

Sé la madrina perfecta con estos consejos

Las madrinas, ¿de largo o de corto? ¡Estáis de suerte! Si eres madrina no importa si la ceremonia se celebra por la mañana o por la tarde, el protocolo acepta que se use el largo en ambos horarios. Eso sí, si os decantais por un vestido corto, recordad que siempre tiene que ser porque la boda es por la mañana.

– La pamela. Ojo con este complemento. Solamente y es solamente, nos podemos poner una pamela si el vestido es corto, en ningún caso si es largo. Además, debemos tener cuidado con el largo de nuestro traje porque las pamelas no admiten cortos por encima de la rodilla.

Madrina perfecta

Fotografía: Juana Nicolás

Los tocados. Son la gran alternativa de las pamelas. Hay que apuntar que, no solo debe combinar con el color del look, también con el estilo para que quede armonioso. Además, ni la pamela ni el tocado debe ser demasiado grande y no se debe quitar en ningún momento del acto.

– La mantilla. Aquí se abre el debate ya que el protocolo advierte que solo se puede usar mantilla si vas acompañada de un hombre que lleva chaqué. En cualquier caso, la mantilla nunca puede ser de color blanco. 

– Los brazos deben ir cubiertos. Ya sea por guantes o por el largo de la manga del vestido. Si optamos por los guantes, no se nos debe olvidar retirarlos si la ceremonia tiene lugar en una iglesia.

guía de estilo para madrinas de boda

Fotografía: Miriam Alegría

– Los complementos y el bolso. Deben ser lo más discretos posibles. Por eso, es recomendable apostar por colores neutros y tamaños pequeños.

– Los zapatos. Lo ideal es que apuestes por la comodidad porque con los nervios y el desfile llevando a tu hijo hacia el altar puede pasar cualquier cosa. ¡La comodidad no quita la elegancia!

Y, sobre todo, sé natural. Trata de disfrutar uno de los días más emotivos, tanto de tu hijo como de tu vida, y estamos seguras que todo lo demás saldrá solo.

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X