ESTÁS EN:

shares

Una de esas casualidades que pasan una vez en la vida. Así es como se conocieron Carmen y Antonio.

Carmen estaba de camino a Marbella con sus amigas, cuando los inquilinos de la casa de su amiga le llamaron por teléfono para avisarla de que se había estropeado la nevera y había que cambiarla. Tuvieron que dar media vuelta y cambiar su destino hacia Mazagón, en Huelva. Una vez allí, salieron por la noche con unos amigos de su amiga y… ¡plas! Surgió la chispa con uno de ellos. A partir de entonces, hubo más y más coincidencias y desde entonces… hasta hoy.

Carmen y Antonio consolidaron su amor el 11 de octubre 2015 en una preciosa y animada boda.

El look de la novia

El vestido que llevó la novia es de Bouclès, diseñado por ella misma, con bordados antiguos de una colcha familiar bordada en oro y traída de Egipto en el siglo XVI. ¡Toda una reliquia!

Las joyas, también antiguas y muy simbólicas. Eran de la familia, el anillo de pedida era de la abuela de Antonio.

El estilismo nupcial lo completó con unos fantásticos zapatos de Arsenale, en Sevilla.

Con un maquillaje muy natural y un elegante peinado con la melena suelta hacia atrás (cortesía de Cristianhe de Mac). Carmen no podía estar más guapa en su gran día.

                    

Invitadas

Haciendo honor a la (preciosa) firma de la novia, tanto las hermanas de ella, cuñadas, la madrina, la madre de la novia y muchas de las invitadas fueron vestidas de Bouclès.

Coquetas y elegantes, rindiendo culto a la singularidad y a la distinción. Todas muy femeninas, con colores muy vivos, y con diseños que realzan la belleza de la mujer, con cortes limpios y patronajes impecables. Este es el efecto que provoca los diseños de Bouclès, una de nuestras firmas favoritas para el estilismo de las invitadas de boda.

Ceremonia y celebración

La ceremonia tuvo lugar en la impresionante Iglesia del Buen Suceso de Sevilla. Un lugar precioso donde toda novia desearía casarse. Para la novia, una ceremonia muy especial y emotiva. Cuando llegó a la Iglesia y vio a tanta gente feliz por ella, cuando vió a Antonio en el altar, a sus hermanas llorar… unos momentos inolvidables.

La celebración tuvo lugar en una propiedad del novio, en la Hacienda de Nuestra Señora de Guadalupe. Con el catering Delfín Delicatessen y una divertidísima fiesta de boda, el gran día de Carmen y Antonio permanecerá en la memoria de todos sus invitados.

Luna de miel

Carmen y Antonio celebraron su amor en un inolvidable viaje por todo Perú, donde descubrieron una cultura maravillosa, unos lugares increíbles y una gastronomía espectacular. Para terminar su viaje, unos días para descansar y tomar el solecito en el paraíso de la República Dominicana.

¡Enhorabuena Carmen y Antonio! LuciaSecasa os desea una feliz vida juntos.

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X