ESTÁS EN:

shares

Cuidamos nuestro cabello, nuestro cutis, vigilamos nuestro peso pero muchas veces nos olvidamos de nuestras uñas. Las uñas, tanto de las manos como de los pies, son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre el día a día y, aunque el verano haya acabado, hay que seguir cuidando de estas. 

 

Durante el otoño e invierno también es importante que cuidemos nuestras uñas, tanto de las manos como de los pies, así estarán preparadas para el verano que viene. Lo más recomendable es que acudamos con frecuencia a nuestro centro de manicura y pedicura de confianza y que sigas algunos consejos en casa que puedan servirte de ayuda para mantener tus uñas perfectas.

A continuación, te facilitamos algunas recomendaciones de Helena Liébana, del salón de manicura y pedicura 20+tres. Primero nos hemos centrado en los cuidados de tus pies:

Si tienes las uñas pintadas, debes de quitar el esmalte con un algodón e introducir los pies en un recipiente con agua caliente durante 5-10 minutos. Esto ayudará a que tus uñas se ablanden y prepararlas para el segundo paso. Cuidadosamente tenemos que cortar (siempre) las uñas rectas y limarlas con una lima de grano fino, como la lima de polvo de diamante, redondeando las esquinas. Así evitaremos que se hinquen en la piel.

Después tenemos que suavizar las cutículas laterales de la uña con un bastoncillo de piedra pómez. También podemos utilizar un quitacutículas, limpiando la zona debajo de la uña.

Limar con una lima de pedicura de polvo de diamante las durezas (también podemos pasar por estas una piedra pómez) y exfoliar la piel durante unos minutos , después aclaramos con agua. (Lo mejor son exfoliantes con base de aceite que ayudan a hidratar mientras exfoliamos. Un dos en uno).

El mejor paso es la hidratación. Para ello, vuelve a introducir tus pies en agua templada y lávalos. Es muy importante secar nuestros pies bien siempre. La humedad se queda entre nuestros deditos y bajo las uñas y pueden aparecer los temidos hongos.

Luego hay que hidratar la piel de los pies con una grasa tipo manteca de karité o también, con crema hidratante que ayuda a nutrirlos y suavizarlos. Las cremas que contienen centella asiática nos vendrán muy bien para evitar los pies agrietados.

Lo último es el esmalte. Para ello elige tu color favorito y aplica dos capas de color. Es importante finalizar el esmaltado con una capa de top coat para proteger el color.

¿Y la manicura?

Los consejos son muy parecidos: lo primero es meter nuestras uñas en remojo y retirar el anterior esmalte. Con el agua reblandeceremos las cutículas y las dejaremos preparadas para recibir el nuevo nail art.

Lima tu uña pero no en exceso. Si nos pasamos con la lima podemos debilitar nuestra uña haciéndola más frágil y quebradiza. Lima siempre en una dirección, se tarda algo más pero el resultado merece la pena. Cuida las cutículas y evita cortarlas o mordértelas. Lo ideal es empujarlas hacia atrás con un palito de naranjo o uno de plástico con la punta de silicona.

Antes del esmaltado, no olvides la base. Este producto protege tu uña de los pigmentos de color y evitan que queden amarillas. Cuando las pintes, aplica el top coat. Con él ayudas a que tu esmalte dure más tiempo y el resultado será mucho más brillante.

Si sigues estos consejos en casa. tus uñas siempre se verán bonitas y preparadas para cualquier acontecimiento. Así que, no las escondas más y dale los mimos que se merecen.

 

TAGS:

Comentarios

Relacionados

Comentarios

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X