ESTÁS EN:

shares

Ceremonia y celebración

Nos casamos el 8 de julio de 2017 en una finca en Cáceres (lugar de nacimiento de la novia) rodeados de encinas y alcornoques. La novia llegó en un elegante Dodge negro de los años 50 que pertenecía al abuelo de Jaime. La ceremonia fue civil. Todo un acierto ya que estuvo muy emocionante. Desde que empezó hasta el final ni los invitados ni nosotros paramos de llorar. Participaron nuestras hermanas, nuestros mejores amigos y el padrino del novio, notario y oficiante de la ceremonia.

El mentidero de la Villa se encargó del catering. El atardecer de la dehesa extremeña sirvió de escenario de un coctel donde no faltaron los tenderetes de mojitos y mimosas, tartares y ceviches, y por supuesto su famoso, mercadito de la verdura. Los invitados pasearon entre los puestos ataviados con sombreros de pajas que repartimos para protegerse del sol. Guirnaldas de laurel con limones decoraron las mesas de una noche que hileras de bombillas y la luna llena, inmensa, iluminaron.

Abrimos el baile con una coreografía que preparamos. Una banda de música se encargó de tocar La vuelta al mundo de Calle 13. Los invitados decoraron su piel con unos tatuajes temporales que repartimos. Un cangrejo (símbolo de Mallorca, de donde procede Jaime) si eras de parte del novio, y una bellota (típica de Extremadura) si venías por la novia. Ambos iconos decoraron todos los elementos de la boda; invitaciones, la caja de los anillos, abanicos… La fiesta duró hasta que salió el sol.

El look de los novios

El novio llevó un traje de tres piezas de Pugil con camisa blanca, chaleco reversible, corbata de Loewe y un reloj Tag Heuer que heredó de su padre.

El vestido de la novia corrió a cargo de Clara Brea, que cumplió su sueño de confeccionar un vestido de novia rosa. La cola desmontable le permitieron tener dos vestidos en uno. Los zapatos fueron los clásicos Pigalle de color nude de Louboutin (regalo de su tía) que luego cambió por unas cómodas alpargatas de Castañer (regalo de sus amigas). Los pendientes fueron una joya regalo de su abuela, de oro blanco y diamantes. La corona de flores de porcelana la hizo Puntulina y el ramo de flores preservadas corrió a cargo de Dilo con una flor. La novia trabaja en televisión, por eso del maquillaje y la peluquería se encargaron compañeras de trabajo.

Invitadas más elegantes

Destacó por su elegancia y belleza la hermana de la novia con un vestido de Franc Sarabia cosido en Sevilla y su mejor amiga con un look muy boho de Drupe Los Ángeles.

Luna de Miel

Como colofón de un día tan especial, dormimos en el prestigioso hotel Atrio de Cáceres. De luna de miel estuvimos de safari en Tanzania y Kenia, y de relax en Isla Mauricio.

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X