ESTÁS EN:

shares
La mascarilla no será obligatoria para salir a hacer deporte. Pero, ¿qué dicen los expertos sobre esto? ¿Habría que ponérsela o no? ¡Os lo contamos!

 

El uso de mascarilla es obligatorio en personas mayores de 6 años tanto en espacios cerrados de uso público como en lugares abiertos donde no sea posible mantener la distancia de seguridad mínima de dos metros. Así se especifica en el Boletín Oficial del Estado.

Todas las personas mayores de 6 años deberán llevar una mascarilla cuando salgan de casa pero… ¿y si salimos a hacer deporte? ¿Hay que llevar la mascarilla puesta o no?

¿Hay que ponerse mascarilla para hacer deporte?

El uso de mascarilla también tiene su excepciones, y parece que el deporte es una de ellas. No será obligatorio ponérsela cuando vayamos a realizar una actividad física. Sin embargo, algunos expertos defienden llevarla siempre que no sea posible mantener la distancia mínima de seguridad.

¿Cuál es la distancia recomendada al hacer deporte? La distancia de seguridad debe ser mayor a la distancia que guardamos cuando estamos parados. Según la doctora Raquel Blasco en un hilo de Twitter:

Twitter

La distancia de seguridad aumenta cuando hacemos deporte, y también a medida que aumentamos la velocidad de nuestra actividad. Cuanto más rápido vayamos, mayor será nuestra distancia. ¿Por qué? Cuando realizamos una actividad física nuestra respiración aumenta y emitimos microgotas de saliva al exterior. Estas gotas son portadoras del virus, en caso de ser personas asintomáticas, y pueden quedar suspendidas en el aire contagiando a más personas. Cuando hacemos deporte al aire libre, además de mantener las distancias recomendadas, debemos evitar ir a rebufo o en paralelo. Y, por supuesto, nada de salir a correr en grupo. Si hacemos deporte al aire libre, que sea solos. 

¿Y si nos ponemos mascarilla?

En este artículo hemos querido recopilar algunas de las opciones que podemos encontrar en internet sobre mascarillas para hacer deporte. Sus fabricantes aseguran que protegen frente al coronavirus, pero ninguno de estos productos están homologados como EPI, ni tampoco están clasificados como FFP1, FFP2 o FFP3.

  • Windflap, de Inverse. La firma española Inverse, especializada en ropa de ciclismo, triatlon y running, ha diseñado una gama de mascarillas para hacer deporte. Windflap es una mascarilla ergonómica y reutilizable con filtro interno. Se adapta perfectamente a la forma de la cara cubriendo la boca y la nariz sin dejar espacios. Desde la marca aseguran que, a pesar de no estar homologadas, estas mascarillas protegen del Covid-19, ya que están compuestas por tejidos técnicos certificados que actúan como barrera frenta a bacterias y virus.
  • Stratos Mask, de La Sportiva. Esta marca italiana especializada en equipación de montaña ha creado una mascarilla ergonómica fabricada en tejido de malla 3D transpirable y licra suave con tratamiento antibacteriano para conseguir la máxima higiene y una gran transpirabilidad, incluso en condiciones aeróbicas.
  • Face Mask Hydrazero, de 226ERS. La marca española de nutrición deportiva ha creado una mascarilla que destaca por su calidad y ergonomía. Apta para su uso cotidiano y también para el uso deportivo, esta mascarilla se fabrica en Valencia y está en proceso de homologación por parte de AITEX Textile Research Institute.
  • Lurbel Faz, de Lurbel. Este fabricante español de ropa deportiva también ha desarrollado sus propias mascarillas protectoras. Lurbel Faz está elaborada con la tecnología Regenactiv, un tejido elástico que no irrita la piel y evita la humedad. Es una mascarilla reutilizable, se puede lavar y esterilizar.

Las mascarillas apropiadas para hacer deporte deben ajustarse bien, ser cómodas y tener una buena transpiración. Normalmente, en el día a día, utilizamos mascarillas higiénicas o quirúrgicas, que cubren nariz y boca, pero estas no serán una buena opción para hacer deporte. Se mueven y, al cubrir nariz y boca, limitan el aire, haciendo incómoda la práctica de ejercicio, y al final acaban reduciendo el rendimiento. Además, estas mascarillas se acaban humedeciendo con las inhalaciones, que se van haciendo más intensas a medida que aumenta la intensidad del ejercicio. Esto también va reduciendo poco a poco la eficacia de las mascarillas. Además, al usar una mascarilla de este tipo se crea una sensación de calor en la parte inferior de la cara nada agradable, una «mini sauna» producida por la combinación de respiración, secreciones nasales y sudoración.

Fotografía: Freepik

Las mascarillas para hacer deporte no son obligatorias, pero si decides ponerte una, recuerda que no podemos tocarla cuando la tengamos puesta y, cuando la retiremos, tenemos que cogerla de las gomas con las manos bien limpias.

 

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X