ESTÁS EN:

shares
Texto: Covadonga Martín Laso. No sé desde dónde nos estarás leyendo pero, aquí, en Madrid, hoy hace un frío de escándalo. Es de esos días de invierno en los que el cielo es gris pero se respira una atmósfera romántica y muy especial. La verdad es, que soy muy fan de las bodas de invierno. Me encanta ver a las novias abrigaditas, con vestidos de manga larga y boleros de piel. Los enlaces de invierno son una opción original y diferente para aquellas parejas que quieran salirse de lo tradicional y celebrar su boda fuera de la típica temporada de bodas. En invierno, la vegetación, el campo, y hasta la ciudad, tienen un aspecto diferente, que provocan que todo parezca más elegante y romántico. Me encantan las invitadas enfundadas en vestidos regios y me encantan las fincas para bodas que se esmeran en decorar los espacios dando un toque acogedor con plantas de pascual, velas, maderas, pieles… Una de esas fincas es Finca Los Enebrales.

Los elementos invernales que más me gustan.

Como os he dicho, me encantan los detalles que hacen de los espacios invernales, espacios acogedores. Aunque sean de exterior. Mira la zona de la ceremonia. Muy sencillo, con una encina como escenario principal, con una jaulas antiguas colgadas. Para la mesa, una pieza antigua, rematada con ramas de encina y flores en tonos rojos y rosas. Las hojas de platanero del suelo no están puestas al azar. Forman parte de una decoración muy estudiada. Al igual que los troncos cortados que sirven de base para centros de flores y decoraciones con piñas. ¿El punto chic? las mantitas de forro polar en tonos rojo y rosa a juego con las flores de los jarrones de cristal, que por cierto, son de las artistazas de Arbolande. Muy fan de su trabajo, la verdad.

bodas de invierno en los enebrales

Finca los Enebrales bodas


Los enebrales bodas

Eva Laínez, propietaria de Los Enebrales, se esmera para conseguir atmósferas tan especiales como esta. Es capaz de transformar la finca de mil maneras. Su capacidad creativa. En esta boda, la decoración corrió de su cuenta y logró unos sets de cuento de hadas.

El interior de Los Enebrales

Lo mejor viene ahora… atenta a la decoración de la mesa imperial que montaron para la boda. Una mesa italiana decorada con centros de flores (rojas y fucsias), las mismas que se utilizaron en el set de la ceremonia civil. Las piñas no podían faltar en esta decoración invernal, tan especial.  Las mini luces de led que rematan la chimenea dan el punto chic y elegante al salón de Los Enebrales. Luces indirectas, gracias a las lámparas y la chimenea encendida dan el toque acogedor. Es como casarte en tu propia casa, en la intimidad. Todo precioso, ¿no crees?

Me encanta el set que prepararon como mesa de apoyo para el cóctel: cajas de fruta antiguas, candelabros con velas grandes y ramas de olivo para dar ese toque country, tan en tendencia. ¿Y qué me dices de la escalera llena de velas? Los invitados quedaron encantados con estos toques tan especiales.

Como menú de boda: crema de calabaza con brandada de bacalao, ensalada de foie caramelizado con vinagreta de frambuesas, lomo de rodaballo al champagne con crujiente de bacon y solomillo de ternera con salsa boletus y atillo de espárragos verdes. Delicioso, saludable y muy apetecible.

bodas de invierno

invierno bodas

bodas en los enebrales toledo

enebrales toledo

enebrales bodas

comidanavidadlosenebrales-ngestudio-(96-de-99)_1

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X