ESTÁS EN:

shares
Texto: Cristina Romero. Esta semana os traemos una boda con detalles muy bonitos que nos ha conquistado.

Cada vez que pensamos en la imagen de una novia, inmediatamente nos viene a la cabeza una mujer con un impresionante vestido blanco. Puede ser largo o corto, puede llevar velo o no, puede tener ramo o abanico en las manos, pero el vestido es sin duda lo que caracteriza a la novia en el día de su boda. Por eso, hoy elegimos nuestra boda favorita de la semana partiendo del vestido.

Tul vintage y flores secas

El protagonista de hoy no es otro que un vestido impresionante de ¡Oh que Luna!.

Rocío (la novia) para dar el ¡Sí quiero! a Luis, hizo la elección de un maravilloso vestido de manga larga, con vuelo, hecho con tul y con escote en la espalda. Un diseño discreto y simple sin mucha ornamentación que ella quiso acompañar con detalles florales posados sobre el cabello conjuntados con su ramo de flores de tonos rosa pastel y blanco. Las flores secas (muy en tendencia) dieron ese punto único al look de la novia y maximizaron el acento vintage del diseño del vestido. Hoy en día, las mangas largas en novias están de moda y esto lo podemos observar en la cantidad de mujeres que las eligen para su gran día.  Desde la redacción, nos encanta la elección de la novia porque nos gustan las novias naturales y creeemos que esta ha conseguido brillar pero sin recargar su estilismo. Si te casas en invierno, este tipo de vestidos son una buena opción para aguantar las bajas temperaturas y no tener que recurrir a un abrigo o chaqueta que esconda tu precioso vestido.

La boda de Rocío y Luis se celebró en un entorno rústico, en el que predominaba la madera, creando una sensación de calidez en el lugar. A nosotras este escenario rural nos encanta porque resulta muy acogedor para celebrar una fiesta de compromiso.

El estilismo de los novios se amoldaba perfectamente al aire rural del lugar, algo que hacía aún más atractiva la boda. Otra prenda que ¡Oh que luna! creó para el día de Rocío y Luis es la falda de la niña, empleando el mismo tono y material que el vestido de la novia, para que todo este detallado y se amolde al estilismo de la protagonista.

Pero si hay algo que a nosotras nos encanta es la diadema de flores naturales que Rocío eligió para completar su look. Estos accesorios para el cabello están a la orden del día en moda nupcial. Cada día más novias se decantan por adornar su estilismo con estos detalles sofisticados que resaltan su belleza en el día más especial de sus vidas.

Seguro que siempre has soñado con la idea de un increíble vestido de novia que saque a relucir tu belleza al máximo. Por eso, para que tu sueño se haga realidad puedes contar con los diseños personalizados y adaptados a cada tipo de novia de ¡Oh que luna!, que te harán disfrutar y brillar como nunca en tu fiesta de compromiso.

¡Oh que luna!, es una firma de lencería que nació en 1986, hace 27 años, ofreciendo diseños de alta calidad e innovación tanto en el diseño como en los tejidos utilizados. Pero no fue hasta el año 2005 cuando decidieron ampliar su actividad involucrándose en la moda nupcial impulsando una colección de trajes de novia únicos de alta costura. Esta firma nos gusta porque siempre trata de atender a todos los gustos de sus clientes y ofrecerles así el vestido que más se ajuste a su forma de ser.

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

Foto: Vía ¡Oh que Luna!

Foto. Vía People Producciones

 

 

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X